Grito al ver el pie de foto

El peligro del pie de foto (II)

El alcalde y los representantes de la patronal se convierten en equinos

Un pie de foto equivocado suele tener un efecto doble: que quienes lo ven, cuando los detectan, se suelen desternillar de la risa, pero que quienes son los damnificados por el fallo… pues también acostumbrar a enfadarse un poquito.

Los hay comprensivos, que se cabrean para adentro, o comentan con sus colaboradores la metedura de pata. Otros optan por la llamada del ahorro (entiéndeme): esa en la que el director de turno ha de escuchar alguna palabra altisonante, para tener que reconducir la conversación y, en unos días, hacer borrón y cuenta nueva. El maravilloso juego del medio de comunicación y quienes quieren salir en él…

Éste fue un caso más de lo que hablamos: un pie de foto más que, casi sin querer, son un estropicio importante para el medio en cuestión. Sin mala intención -pongo la mano en el fuego- por parte de su autor, pero que es visto por mucha gente, con la consiguiente sorna. 

Sí, porque en una profesión tan corporativista como ésta, que alguien se equivoque, no es motivo de compasión. No, de hecho, los compañeros de otros medios serán los que más se regodeen en ese error. Aunque… en esto como en todo no conviene generalizar y hacer de la excepción la norma.

Pie de foto en un prestigioso medio

Este pie de foto, aparecido en un diario de prestigio -y con una tirada aún importante- del noroeste de España, como es El Faro de Vigo, se lanzó al ciberespacio en abril de 2015.

Lo peor vino después de la publicación de este pie de foto en la edición web del rotativo… Porque hubo quien se cebó con el tema. Pero eso ya, queda a la elección de cada cual. 

De modo que, moraleja: Ojo con el pie de foto.

Más erratas y errores en prensa, en nuestra web.

💥 SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG 💥

Acepto la Política de Privacidad de Errores en Prensa

José María Sánchez del Monte
chemasanchez78@gmail.com
No Comments

Escribe tu comentario