Inyección letal

Inyección letal

Menuda gracia de noticia…

011_small

Dos ejecutados por inyección letal.

Oklahoma y Georgia desoyeron ayer peticiones de clemencia y ejecutaron casi a dos asesinos condenados a muerte.

Un querer y no poder.

Es lo que sucedió en la redacción de esta noticia.

La cuestión es que esa medida legal tan discutible, como es la inyección letal protagoniza una pieza, en la que la pifia viene de algo tan rocambolesco como que dos asesinos «casi» son ejecutados.

Tal vez se les ejecutó un poquito no, del todo todo. Aunque, más bien, lo que no hubo fue clemencia, como probablemente ellos tampoco la tuvieran por los males cometidos.

Los tribunales… procedentes de Oklahoma y otro en Georgia, ambos en el sur de Estados Unidos de América.

Tras la inyección letal, un homenaje a esos estados

Y, para quitar un poco de hierro al asunto, vamos… por variar un poquito, ahí van dos dispares homenajes a estos estados norteamericanos…

El primero, protagonizado por los jovencitos que revolucionaron el humor en España llamados La hora chanante.

El segundo, de un genio de la música que también tuvo lo suyo con la Justicia. Fue arrestado por posesión de heroína en 1965.

Ellos no tuvieron inyección letal, pero sí humor para sobrellevar situaciones no siempre fáciles de la fama. De hecho, a los primeros aún se los puede seguir viendo en cine, teatro y televisión, y el legado musical de Charles es de los más importantes del siglo XX.

¿Verdad?

José María Sánchez del Monte
chemasanchez78@gmail.com
No Comments

Escribe tu comentario